José Francisco Fonseca Guzmán
39 años


¿Por qué te dicen Kikín?
Me dicen así porque así le decían a mi hermano. Mi hermano falleció a los 15 años, era el mayor de la familia y le gustaba mucho el fútbol. Le iba a los Pumas, incluso falleció con la playera de los Pumas. Cuando yo llego a los Pumas, le pongo ‘Kikín’ a mi camiseta en homenaje a mi hermano.


¿Cuál es tu mayor logro?
El hecho de poder hacer lo que más me gusta. Tengo mucha fe en Dios. Que Dios y la vida me hubieran dado la oportunidad de jugar fútbol. Hubo mucha gente que me apoyó, especialmente mi familia, mi hermano que está en el cielo, todo para que yo pudiera dedicarme a lo que a mí más me gusta que es el futbol, para mí ya es un logro impresionante.
De logros profesionales me tocó el bicampeonato de Pumas, jugar en un mundial, meter gol en un mundial, jugar en Europa la Champions, ser campeón de campeones en la Libertadores. Pero el logro de tener a mi familia unida, de estar hoy con salud, es algo que siempre lo voy a poner por encima de todo.


¿Cuál es tu mayor fracaso?
Hubo muchas situaciones difíciles, no sé si llamarlas fracasos o no, dónde quise tirar la toalla y abortar mis sueños. Momentos donde no la pasaba bien, donde no jugaba bien, las cosas me salían mal futbolísticamente. Una vez, cuando yo empezaba a jugar, todo el estadio de La Piedad estaba abucheándome y mi familia estaba en la tribuna. Eso es una sensación horrible, ahí mismo le dije a mi padre que ya no quería jugar fútbol.

¿Cómo te levantaste?
Para levantarme lo más importante fue mi familia, mi padre, mi madre, mis hermanos, que no me dejaron caer. Los seres humanos tenemos nuestras debilidades y la familia está para ayudar. Mi fe, siempre ha estado ahí, la fe que me inculcaron mis padres, y mi ángel del cielo que siempre me ha dado fuerza para seguir adelante.

¿Qué le dirías a los que quieren empezar una vida más saludable?
Que comiencen, que comiencen desde hoy a hacer un poco de ejercicio. Si pueden buscar un deporte en equipo mejor, en equipo en más fácil comprometerse y entre todos apoyarse. Pueden hacer un equipo de fútbol e inscribirse a una liga o simplemente organizarse y juntarse para jugar.
Mucha gente siente que no tiene tiempo para el deporte, pero nuestro cuerpo es lo más importante que tenemos para poder vivir la vida y entre más lo cuidamos mejor calidad de vida tendremos.
Si tienen hijos, destinen un espacio de tiempo cada semana para practicar algún deporte en familia. Con una o dos horas el fin de semana es suficiente, además de fomentar la salud de toda la familia podrán convivir y pasar momentos inolvidables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *